Vender no es fácil

La adaptación, o no, a los patrones de consumo


Por norma general, vender no es fácil, y por supuesto las redes sociales no son el remedio mágico a los problemas de ventas. El mercado cambia y evoluciona constantemente y si no te adaptas al mismo ritmo al que avanza la sociedad, no habrá red social que te salve.

“Si no vamos a comprar a las tiendas físicas se perderán puestos de trabajo”

Aún escucho voces que hablan de lo malo que es el comercio electrónico, de que hay que ir a comprar a las tiendas físicas porque si no, esos puestos de trabajo se perderán, que comprar por internet no es seguro, que si te llega un producto en mal estado, roto o erróneo es un engorro y un sinfín de afirmaciones más, todas en sentido negativo. Algunas de esas afirmaciones pueden ser ciertas, como también es cierto que el comercio electrónico genera puestos de trabajo: desde programadores, UX, diseñadores gráficos, especialistas en marketing, community managers, especialistas en ventas y atención al cliente, logística, empresas de mensajería, etc… unos puestos de trabajo se destruyen y otros se crean como ha pasado a lo largo de la historia, sobre todo desde la revolución industrial.


También es cierto que con una buena adaptación al mundo digital y los retos que conlleva, no habrá problema si un producto llega en mal estado, o si un cliente quiere devolver un producto, con una buena estrategia de atención al cliente y red logística podremos solventar el problema sin muchas dificultades, como hacen hoy en día miles de empresas online y offline.

Los patrones de comportamiento humano cambian y la revolución tecnológica que estamos viviendo es real, por lo tanto como empresa te tienes que adaptar a ello, y es mejor si lo haces bien.


Reflexiona sobre tus propios patrones de comportamiento


Te invito a que hagas esta reflexión: ¿Qué hacemos hoy en día cuando no conocemos algo o nos hablan de un negocio nuevo o del que no conocíamos su existencia? Normalmente consultamos en Internet; buscamos su sitio web (si lo tiene), redes sociales, comentarios, etc… y si no encontramos nada o lo que encontramos es especialmente “cutre” la imagen que nos transmite es mala y poco profesional, por lo tanto, en ese momento la no adaptación de ese negocio a las nuevas formas de consumo afectarán a su imagen de marca y como última consecuencia: afectará a las ventas.


Pero ¡Cuidado! Una reconversión al mundo online no hará que tus ventas se disparen si nunca has tenido un gran volumen antes, no es el remedio que te hará rico (por norma general) simplemente es el camino que marca la sociedad de consumo, si no lo sigues simplemente te quedarás atrás, si lo sigues, y tus productos también se adaptan a las nuevas necesidades de los consumidores, te mantendrás y si eres de los pocos que consigue avanzarse… ¡Triunfarás! Pero eso ya no forma parte de este post.



© 2020 by Sara Marín

  • LinkedIn - Sm de Social Media